Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Hay un momento para estudiar, trabajar, independizarse, formar
una familia, jubilarse: le ofrecemos guía y herramientas para que maneje
su economía en las distintas etapas de la vida.

Estás en

¿Mi familia o mi trabajo?

Una de las decisiones más difíciles para los padres es si uno de los dos debería quedarse en casa para cuidar a su hijo en vez de trabajar fuera. Esta es una decisión muy personal, con implicaciones económicas y emocionales. Las dos alternativas tienen claras ventajas e inconvenientes a considerar.

Balanza con una familia en sus extremos.

¿Será suficiente un sueldo?

Evidentemente, la pérdida de ingresos es el primer inconveniente de quedarse en casa. ¿Sería posible, con un solo sueldo, pagar las obligaciones fijas mensuales, mantener un estilo de vida aceptable y ahorrar? No olviden de que ahora, más que nunca, es imprescindible destinar siempre una parte de los ingresos al ahorro, para acumular un fondo de emergencia y para planificar el futuro.

Otra vez, volvemos al presupuesto. Miren bien los gastos discrecionales. ¿Podrían reducirse o eliminarse suficientes como para compensar la pérdida de ingresos y los nuevos gastos relacionados con el niño? ¿Están los dos padres dispuestos a eliminarlos?

Antes de decidir, ténganse en cuenta que si uno deja de trabajar, ahorrará una serie de gastos relacionados: gasolina o transporte, comidas fuera de casa, ropa... Tendrá más tiempo para hacer la compra y cocinar en casa, ahorrando así en comidas preparadas o restaurantes. Y no hay que olvidar los costes de cuidar a su hijo. Si los dos trabajan, tendrán que hacer un desembolso mensual importante para pagar una guardería o cuidadora, gasto que no tendrán si se queda uno en casa.

Conviene considerar las implicaciones fiscales. Con la reducción de ingresos, ¿tendrían un tipo marginal de impuestos más bajo? ¿Cuánto ahorro supondría? ¿Tendrían derecho a más ayudas públicas?

Mucha gente encuentra que continuar trabajando no compensa económicamente. Otras ven claramente que no existe la opción de dejar de trabajar. Para el bien de sus hijos, ¿qué es más importante? ¿Pasar más tiempo con ellos u ofrecerles mayores oportunidades? La decisión no es fácil. Hagan bien las cuentas y tómenla en pareja, respetando los dos puntos de vista si estos no coinciden.

¿Será posible incorporarse después?

Muchas personas prefieren tomar un tiempo de excedencia, cuidar y disfrutar de sus hijos mientras estos sean pequeños y luego volver a incorporarse a la vida laboral. Si tiene usted posibilidad de pedir una excedencia, esta puede ser una buena opción, pero para otros muchos empleados es mucho más arriesgado. Nadie puede prever las dificultades que encontrará cuando dentro de un tiempo quiera incorporarse al mercado de trabajo. Los avances tecnológicos y los avatares de la economía general del país provocan cambios constantes en los perfiles y competencias profesionales demandadas. Tenga en cuenta que si encuentra trabajo es posible que tenga que empezar desde cero, tanto en responsabilidades como en salario.

Hay que saber qué implicaciones tendrá la pérdida de años cotizados para su jubilación.

Hay que saber además qué implicaciones tendrá la pérdida de años cotizados para su futura pensión de jubilación. ¿Significará no tener derecho a una pensión contributiva? ¿Significará una reducción importante en la base de cálculo y el porcentaje a cobrar? Conviene repasar la sección “Planificando la jubilación” para saber cómo se calculan las pensiones y la importancia de la previsión y planificación para esta etapa de su vida.

Por último, no deje de considerar el impacto económico que sufriría en caso de separación, divorcio o fallecimiento de su pareja, si no dispone de ingresos propios.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España Política de privacidad

-->

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA