Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema

Hay un momento para estudiar, trabajar, independizarse, formar
una familia, jubilarse: le ofrecemos guía y herramientas para que maneje
su economía en las distintas etapas de la vida.

Gestione sus finanzas

Mucho cuidado con los gastos

Pantalones vaqueros con billetes de euros en uno de los bolsillos traseros.

Cuando uno es joven, empieza una vida nueva y cuenta con ingresos propios, las posibilidades son ilimitadas y las oportunidades para gastar, también. Le surgirán muchas necesidades nuevas y otras muchas tentaciones: un coche, un piso, muebles, un nuevo equipo de música, un viaje… Hay que disfrutar, pero es crucial controlar los gastos y ajustar su estilo de vida al presupuesto.

Muchos jóvenes dicen que no pueden emanciparse, aunque trabajan y cobran sueldos fijos. Otros sí lo intentan, pero acaban por volver a casa de sus padres. En estos tiempos, independizarse es francamente difícil, pero está al alcance de la mayoría con un poco de planificación y control. La regla número uno es siempre, siempre, siempre gastar menos de lo que se ingresa.

Si todavía no ha empezado el nuevo trabajo, recuerde que debe afrontar una serie de gastos antes de percibir su primera nómina.

Por ejemplo: quizá el trabajo le obligue a mudarse a otra localidad. Los gastos pueden ser considerables si no los paga la empresa. Valore el coste de vida de su nueva ciudad. Un mismo salario no permite el mismo estilo de vida en Madrid y Barcelona que en un pueblo pequeño.

Incluso en el caso de quedarse con sus padres, hay gastos adicionales relacionados con su nueva situación laboral: vestuario nuevo, gastos de desplazamiento, comidas fuera de casa. Si no fuera posible aguantar hasta recibir el primer salario, intente negociar un anticipo con la empresa.

Recuerde: el dinero prestado, aunque sea sin interés, son los ingresos de mañana que se están gastando hoy.

Insistimos en la importancia de ajustarse al presupuesto y no gastar más de lo que pueda permitirse. El endeudamiento tiene un efecto de “bola de nieve” y podría encontrarse rápidamente en serias dificultades financieras que le pesarán durante muchos años. No es forma de empezar una vida.

No se deje engañar por la publicidad que insinúa que podrá comprar todo lo que quiere gracias a un préstamo o a un crédito. Los gastos siempre han de mantenerse de acorde con su nivel de ingresos y no con la disponibilidad de crédito.

En vez de acudir a la financiación ajena, cultive el hábito de ahorrar para poder realizar sus compras. Es la mejor forma de priorizar y distinguir entre lo que realmente necesita y aquello que no puede permitirse.

Pague las deudas

Tener que pagar deudas reduce el dinero que tiene disponible para vivir y ahorrar.

Si tiene usted deudas pendientes, estará destinando una parte importante de su sueldo mensual en el pago de las cuotas, reduciendo el dinero que tiene disponible para vivir y ahorrar. Si no recibe ninguna ventaja fiscal de estas deudas (como tendría en el caso de un préstamo hipotecario), debe poner como prioridad su eliminación, sobre todo si los intereses son altos. Se trata de sacar de su sueldo el mayor partido posible. Si los intereses de los préstamos que paga son mayores de lo que podría ganar ahorrando o invirtiendo, su dinero estará mejor empleado reduciendo o eliminando las deudas.

Pague siempre primero las deudas con mayor tipo de interés, como las tarjetas de crédito. 

Recomendamos leer la sección sobre la gestión del endeudamiento del bloque “Cómo llegar a fin de mes”.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA