Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Repase todos los productos y servicios
financieros a su disposición:
bancarios, de seguros, de inversión...

Estás en

Otras modalidades de inversión colectiva

Fondos de inversión inmobiliaria (FII)

Los FII tienen liquidez limitada. Son productos de inversión a largo plazo.

Los Fondos de inversión inmobiliaria (FII) invierten en distintos tipos de inmuebles, para su explotación en alquiler. Por tanto, obtienen sus rendimientos tanto de las rentas que obtienen por alquilar los inmuebles como por evolución de los precios.

Cuando revisten forma societaria se denominan Sociedades de Inversión Inmobiliaria (SII).

Sólo están obligados a permitir suscripciones y reembolsos de los partícipes una vez al año y a calcular el valor liquidativo una vez al mes. Por lo tanto ofrecen poca liquidez. También tienen comisiones de reembolso muy elevadas, que van decreciendo con el paso del tiempo. Estas dos características hacen que el producto sólo sea adecuado para el largo plazo.

Sociedades de inversión mobiliaria (SICAV)

Las Sociedades de inversión mobiliaria (SICAV) son sociedades anónimas y los ahorradores que aportan su dinero se convierten en accionistas. Las acciones de las SICAV pueden negociarse en bolsas de valores o se puede invertir en ellas mediante un procedimiento similar a la suscripción y reembolso de fondos de inversión.

Suelen considerarse un vehículo de inversión de banca privada, orientadas a grandes patrimonios.

Fondos cotizados

Los fondos cotizados, también conocidos como ETF por sus siglas en inglés (“exchange traded funds”), son aquellos cuyas participaciones se negocian en bolsas de valores igual que si se tratara de acciones de alguna empresa. Su política de inversión consiste en replicar la evolución de algún índice bursátil o financiero, como por ejemplo el IBEX35.

Pueden invertir en fondos cotizados todo tipo de inversores, incluso con pequeños capitales. Los rendimientos, positivos o negativos, suelen ser similares a los obtenidos por el índice que replican.

Las diferencias con los fondos tradicionales son básicamente las siguientes: 

  • Cotización continua a lo largo de la sesión, con posibilidad de ejecutar operaciones de compraventa en cualquier momento, incluso varias veces al día.
  • No es aplicable el beneficio fiscal en caso de traspaso de fondos.
  • Comisiones más reducidas.
  • Se le aplica comisión de en compras y ventas, similar a las acciones.

Fondos de inversión libre (FIL)

Los fondos de inversión libre, o “hedge funds” tienen alto nivel de riesgo, poca transparencia y reducida liquidez, por lo que se dirigen principalmente a inversores institucionales y grandes patrimonios.

Los fondos de inversión libre también se conocen como fondos de inversión alternativa o “hedge funds”.  No están sujetos a las restricciones de inversión establecidas para la mayor parte de los fondos (de ahí su denominación). Pueden invertir en cualquier tipo de activo financiero, seguir la estratega de inversión que consideren más apropiada y endeudarse hasta cinco veces el valor de su activo. Esto implica un nivel de riesgo superior al de otros productos de inversión colectiva.

Además, son productos poco líquidos y, en algunos casos, incluso fijan un período mínimo de permanencia a sus partícipes, durante el que no se les permite reembolsar. La inversión mínima inicial es de 50.000 euros. Debido a sus especiales características, se consideran productos solo adecuados para inversores cualificados (institucionales o grandes patrimonios).

Fondos de fondos de inversión libre (FFIL)

Los fondos de fondos de inversión libre invierten mayoritariamente en fondos de inversión alternativa o “hedge funds”, por lo que también se conocen como “fondos de hedge funds”.

A diferencia de los fondos de inversión libre, los fondos de fondos de inversión libre están concebidos como producto adecuado para el inversor particular. En principio, la selección y seguimiento de los “hedge funds” por parte de una gestora, unidos a la diversificación, permiten un mayor control de los riesgos existentes que en todo caso deberán ser debidamente destacados tanto en la publicidad como en el folleto del fondo.  Los inversores deberán dejar constancia por escrito de que conocen los riesgos asociados a este tipo de fondos.

Como en los fondos de inversión libre, el valor liquidativo se podrá calcular con periodicidad trimestral o semestral. Esto significa que los partícipes sólo podrían suscribir o reembolsar  este tipo de fondos cada tres o seis meses, por lo que resultan menos líquidos que los fondos “tradicionales”. No son aplicables los límites máximos de comisiones que rigen para el resto de los fondos de inversión.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA