Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

o bien

Estás en
  • Novedades
  • Diferencias entre las tarjetas de crédito y de débito

Diferencias entre las tarjetas de crédito y de débito

Tarjetas de crédito y débito | Foto de Sean MacEntee de Flickr

Los consumidores contamos con una amplia variedad de tarjetas. Las hay de débito, de crédito, comerciales o monedero, y cada una cuenta con diferentes funcionalidades. Además, en función de los servicios que ofrece cada una, pueden ser normal, clásica, plata, oro o platinum, entre otras denominaciones. 

Veamos las diferencias entre las tarjetas de crédito y de débito, las más usuales entre los usuarios. 

Disposición del dinero: Las tarjetas de débito están asociadas a una cuenta corriente o de ahorro, por lo que podemos disponer del dinero que tengamos en ellas. Con las tarjetas de crédito, por su parte, podemos disponer de una cuenta de crédito, es decir, que podremos hacer pagos sin tener el dinero en nuestra cuenta en ese momento. Eso sí, hasta un límite que suele marcar cada entidad bancaria. 

Usos: Ambas tarjetas pueden usarse para sacar dinero en oficinas y cajeros automáticos, además de para realizar pagos en los comercios. La diferencia es que en las tarjetas de débito cualquiera de estos movimientos queda registrado automáticamente en la cuenta, por lo que debemos tender fondos suficientes. En caso de que no tengamos esos fondos, las entidades bancarias pueden decidir adelantarnos la cantidad de dinero, produciéndose un descubierto en nuestra cuenta. Tendremos que devolver el anticipo y abonar los correspondientes intereses, comisiones bancarias y gastos.

Sin embargo, y como decíamos con anterioridad, en las de crédito no tenemos por qué disponer de esa cantidad. El dinero lo devolveremos luego en los plazos convenidos con la entidad: a final de mes, a principios del siguiente, en tres veces…

Límites para retirar dinero: El límite de las tarjetas de débito es el dinero que tengamos en nuestra cuenta de ahorro. No obstante, lo común es que por razones de seguridad, entidades bancarias y clientes fijen un límite diario de retirada de dinero, sobre todo para los cajeros automáticos.

En el caso de las tarjetas de crédito, el límite vendrá marcado, normalmente, por el tipo de tarjeta que tengamos: normal, plata, oro… Según nos explican desde el Banco de España, este límite supone que la entidad no atenderá cargos por encima de esa cifra fijada. En caso de que necesitemos superarlo, se podrá hacer, pero es entonces cuando surgen los denominados “excedidos en cuenta”, que deberemos devolver junto a los intereses y comisiones que han de estar previstos en el contrato de la tarjeta. El límite podrá ser modificado.

Emisor de las tarjetas: Las tarjetas de débito serán emitidas por las entidades bancarias en las que tengamos nuestras cuentas de ahorro y se asociarán a ellas.

Las tarjetas de crédito, sin embargo, son ofrecidas por algunas entidades bancarias sin que tengamos una cuenta de ahorro ahí. Simplemente tendremos que facilitar el número de nuestra cuenta corriente para que los cargos se hagan sobre ella. Además, no tienen por qué ser emitidas por bancos o cajas, sino por establecimientos financieros de crédito o entidades de pago. En este caso, siempre tendremos que dar un número de cuenta para que los cargos se hagan ahí.

Crédito o financiación: Es importante resaltar que utilizar una tarjeta de crédito tiene las mismas consecuencias que disponer de cualquier crédito o modalidad de financiación.  Debemos ser conscientes, por tanto, de nuestra obligación de devolver el dinero y de pagar los intereses.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA