Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

o bien

Estás en

¿Qué es una Letra del Tesoro?

billete de 100 en piezas

Como vimos en un “post" anterior, la Deuda Pública surge cuando el Estado pide prestado dinero para pagar la parte de su gasto a la que no puede hacer frente con sus ingresos, es decir, cuando incurre en un déficit.

La Deuda Pública puede adoptar distintas formas (préstamos, títulos, etc.). En el caso de estar en forma de títulos, cada uno de ellos representa un compromiso del Estado de pagar a su poseedor (el “tenedor”) una determinada cuantía en una fecha futura predeterminada (denominada vencimiento).

Imaginemos que el Estado necesita que alguien le preste 1.000 euros porque ha gastado más de lo que ha ingresado. Para conseguirlos, crea un título que representa esos 1.000 euros para que otro agente que tiene ahorros (inversor) le preste el dinero a cambio de que se lo devuelva dentro de un tiempo. El Estado ha emitido un título de deuda en lo que se conoce como mercado primario. Posteriormente, el agente ahorrador puede vender ese título a otro agente, que será quien tenga derecho a que el Estado le devuelva el dinero. Es decir, el título se ha negociado en lo que se conoce como mercado secundario.

Uno de estos títulos que representa la deuda del Estado es la Letra del Tesoro.  El Tesoro es el organismo encargado de conseguir la financiación que necesita el Estado. La Letras son títulos a corto plazo, es decir, el Estado se compromete a devolver lo que le han prestado antes de dos años (su vencimiento es inferior a dos años, en concreto a 3, 6, 9 y 12 meses).

La principal característica de las Letras del Tesoro es que son títulos con cupón cero, es decir, no se recibe ningún pago en concepto de intereses entre el momento en que se compra una Letra y su vencimiento. ¿Por qué puede interesar entonces comprar Letras? Porque es posible que el precio de compra sea inferior a la cuantía que se cobra a su vencimiento, llamado valor nominal. De este modo el inversor en letras obtiene una “rentabilidad implícita” igual a la diferencia porcentual entre el valor nominal y el precio que pagó por ellas. Esta rentabilidad implícita no está sujeta a retenciones a cuenta en el IRPF, aunque sí debe declararse a efectos de este impuesto.

Para ver esto más claro, si compramos hoy una Letra por 990 euros y  recibimos 1.000 euros en la fecha de vencimiento, ganaremos 10 euros con la operación (que sería la “rentabilidad implícita” que tiene esa Letra del Tesoro).

En otro “post” hablaremos de cómo el Tesoro vende estos títulos de deuda mediante subastas y cómo se negocian en el mercado secundario.

Mas información sobre la deuda pública.

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA