Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

o bien

Estás en
  • Novedades
  • Cómo planificar los gastos del verano sin llevarte sustos

Cómo planificar los gastos del verano sin llevarte sustos

señor planificando las vacaciones

El sentido común es algo de lo que todos alardeamos, pero que, desgraciadamente, en ocasiones es el menos común de todos los sentidos, como sabiamente señalaba el filósofo francés Voltaire. Y las vacaciones son un claro ejemplo.

Después de un año duro de trabajo, ahorrando para estas fechas, uno se toma sus días de merecido descanso para disfrutar de la playa, la montaña o la ciudad. Se deja llevar por esa energía positiva que envuelve este periodo de desconexión. Una cena por aquí, una heladería por allá. El patinete playero que no falte, menos, el chiringuito de turno, y qué decir de los que prefieren las piedras, que se patean todos los rincones de la ciudad.

Llegado a un punto, se acaba el efectivo y la tarjeta de crédito echa humo. Y cuando uno vuelve a casa, llegan las sorpresas, bien en forma de descubierto en la cuenta, bien en forma de vuelta al cole. Sí, nos olvidamos que tras el descanso veraniego llega otro de los meses más consumistas del año, con permiso de la Navidad.

Uniformes, libros de texto, material escolar, mochila… hacen que otro año más nos maldigamos por no haber planificado los gastos veraniegos descontando la vuelta al cole y haciendo que la cuesta de septiembre sea, si cabe, más empinada que nunca. De media, cada familia se gasta en el inicio del periodo escolar unos 884,50 euros por hijo, según datos cruzados de informes de las organizaciones de consumidores OCU y Fuci. Así que, antes de marcharse de vacaciones deje los deberes hechos y planifique su presupuesto veraniego teniendo en cuenta la vuelta al cole.

 Estos son algunos CONSEJOS PRÁCTICOS y sencillos para que las vacaciones no se conviertan en un quebradero de cabeza:

 
  • No gastes más de lo que tienes: Aunque suene de Perogrullo, conviene recordarlo porque a uno se le suele olvidar: no gastar más de lo que se ingresa. De lo contrario, la factura puede salir más cara en forma de intereses de demora, por descubierto o de un crédito. 

 

  • El amigo Excel: Así pues, lo primero que tienes que hacer es saber cuánto dinero dispones para disfrutar de las vacaciones. El ejercicio es muy sencillo. Abre el Excel. Si lo prefieres, coge lápiz y papel, y anota, por un lado, los gastos y, por otro, los ingresos. Los primeros los divides entre fijos, como hipoteca, alquiler o ahorro. Sí, has leído bien, ahorro, porque este dinero debe considerarse como una partida más de los gastos fijos que, además, nos dará alegrías. Los gastos variables, por su parte, son gasolina, comida, ropa, vuelta al cole o fondo de emergencia. Es decir, un remanente para cubrir cualquier imprevisto, ya sea verano o invierno. Porque el coche se puede estropear y hay que alquilar un vehículo, porque podemos perder el avión y coger otro por el triple…

 

TRUCOS PARA AHORRAR EN VACACIONES: Ahora que ya sabes si puedes viajar sin preocupaciones o, por el contrario, tienes que ajustar tus gastos, aplica algunos consejos para abaratar tu descanso: 

 
  • Alojamiento. Las reservas, con antelación. Si, ya sabemos que a esas alturas del año este consejo llega tarde para algunos, pero anóteselo para la próxima vez. Puede pagar la mitad. También, es cierto, que a última hora puedes encontrar gangas veraniegas. Hacer la reserva a través de buscadores online puede que aparentemente su precio sea el mejor, pero no siempre. Chequéalo con el alojamiento. A veces, la comisión que se llevan estos sitios no es a costa del margen del hotel o apartamento de turno, sino de tu bolsillo. 

 

  • Comida. No se puede estar todo el día a mesa y mantel. Tira de vez en cuando de bocata o comida en el apartamento. Si vas a un restaurante, dedica un tiempo a comparar y buscar la mejor relación calidad oferta. Recuerda que los establecimientos ubicados en las zonas más turísticas suelen ser más caros que otros alejados del bullicio, y no por ello son peores. Todo lo contrario.

 

  • Transporte. Si viajas en avión o en tren, los fines de semana sale más caro. Opta por iniciar y terminar tus vacaciones en días de entre semana. 

 

¡Cuidado con financiar el verano!Lo suyo es costearlo con nuestro ahorro y evitar tener que recurrir a préstamos bancarios o aplazamientos de la cuota de la tarjeta de crédito. Aunque podrás pagar en cómodos plazos, las vacaciones te saldrán mas caras.

El interés medio de los préstamos personales ronda el 8% y el del aplazamiento del pago de la tarjeta puede llegar a superar el 20%.Evita también, la tentación de recurrir a los llamados créditos rápidos o minicréditos. Puedes caer en una espiral de endeudamiento de difícil salida. Dicho esto, disfruta de las vacaciones, pero con cabeza. ¡Feliz verano! :)

Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA