Finanzas para todos
Plan de educación financiera. CNMV. Banco de España, Eurosistema.

Le ayudamos a mejorar la gestión diaria de su economía personal

o bien

Estás en
  • Novedades
  • Cómo ahorrar con el comienzo de un nuevo curso escolar

Cómo ahorrar con el comienzo de un nuevo curso escolar

Ahorrar en la vuelta al cole

Ya ha llegado septiembre y con él la vuelta al cole. El comienzo de un nuevo curso escolar supone un importante desembolso de dinero para las familias, que deben afrontar los gastos de libros, material escolar, ropa… No obstante, podemos tomar algunas medidas que nos ayudarán a economizar los gastos necesarios. 

 

Los libros de texto son uno de los mayores gastos de la vuelta al colegio y también un buen ejemplo del ahorro que podemos conseguir. Lo principal, en caso de que se pueda, es heredarlos de hermanos, primos, amigos… Si este no es el caso, porque han cambiado, es imprescindible comparar en distintos establecimientos, ya que el precio puede variar considerablemente de unos a otros. Las diferencias pueden llegar al 25%.  Los lugares más baratos suelen ser los hipermercados. Incluso, podemos echar un vistazo en internet. Y, como no, las plataformas de consumo colaborativo que tan en auge están en los últimos tiempos. Otra opción que debemos considerar es informarnos sobre las becas existentes para la compra de libros. Algunas comunidades y ayuntamientos ofrecen ayudas a este respecto. 

 

¿Y qué pasa con el material escolar? Aquí, la clave para ahorrar está en reutilizar lo de años anteriores. Echemos un vistazo a qué tenemos y qué nos puede servir antes de comprar todo lo que piden a nuestros hijos en el colegio. Un nuevo curso no es sinónimo de todo nuevo. Si algo está en buen estado, ¿por qué comprar otro?

 

Los uniformes son otro de los aspectos que más inversión necesita, aunque este es un gasto que no comparten todas las familias ya que no todos los colegios exigen este requisito. Si tu hijo debe ir uniformado, lo primero que debemos hacer es como con los libros: reutilizar el uniforme de los hermanos mayores. En caso de que tengamos que comprarlo obligatoriamente, lo aconsejable es no comprar la talla justa del niño, sino una más grande, así le durará algún curso más. Y para hacerlo más duradero, hagamos uso de los parches y rodilleras cuando haya un pequeño roto. Otro truco que puede ayudar es marcar la ropa con el nombre o iniciales de nuestros hijos. Así evitaremos posibles pérdidas. 

Si los niños no necesitan uniforme, lo ideal es aprovechar las rebajas del verano para comprar lo necesario a un precio más bajo, servirnos de las promociones y dejar para las rebajas de enero las prendas que no necesitarán durante el primer trimestre. 

 

El comedor y el transporte es otro de los gastos que hay que afrontar, sobre todo en ciudades más grandes. En ambos casos, el primer paso es informarse de las becas que hay disponibles. En el caso del transporte, otra opción es organizarnos con otros padres para llevar los niños al colegio por turnos. Y si el colegio está cerca, intentar que el niño vaya andando o en transporte público. 

En el caso del comedor, si necesariamente los niños tienen que comer en el colegio, la opción del tupper, siempre que esté permitida, es la más económica.  

 

En definitiva, lo que debemos hacer es planificar un presupuesto con los gastos totalmente necesarios para evitar compras compulsivas. Antes de comprar, comparar, comparar y comparar. Y, aunque parezca una obviedad, hay que evitar ir a comprar con los niños. Siempre volveremos con cosas de más.

 
Finanzas para todos

2010 © Plan de Educación Financiera. CNMV y Banco de España

Technosite Certificación WCAG-WAI AA
Certificación Euracert eAccessibility AA